miércoles, 29 de agosto de 2018

Todos Los Veranos del Mundo. Mónica Gutiérrez. Reseña


Tapa blanda: 320 páginas
Editor: Roca Editorial (5 de julio de 2018)
Colección: Novela
Idioma: Español
ISBN-10: 8417092927
ISBN-13: 978-8417092924


Helena, decidida a casarse en Serralles, el pueblo de todos sus veranos de infancia, regresa a la casa de sus padres para preparar la boda y reencontrarse con sus hermanos y sobrinos. Un lugar sin sorpresas, hasta que Helena tropieza con Marc, un buen amigo al que había perdido de vista durante muchos años, y la vida en el pueblo deja de ser tranquila.

Quizás sea el momento de refugiarse en la nueva librería con un té y galletas, o acostumbrarse a los excéntricos alumnos de su madre y a las terribles ausencias. Quizá sea tiempo de respuestas, de cambios y vendimia. Tiempo de dejar atrás todo lastre y aprender al fin a salir volando.


Todos Los Veranos del Mundo es una novela perfecta para leer una tarde tranquila para así saborear con deleite la historia. Nada más comenzar a leer se conocerá a Helena que regresa a su pueblo para celebrar el día más importante de su vida, su boda. Todo debería ser alegría, pero con ella va la sombra de la tristeza. Al llegar, Helena observa grandes cambios en la gran casa familiar y eso le disgusta. La familia está formada por una hermana y un hermano, y dos sobrinos.  

Sus recuerdos familiares de la niñez siempre están rodeados por el cariño de su padre, un hombre que expresar el amor a sus hijos sin tapujo y a grandes dosis. 
La relación con su hermana es algo especial, siempre llena de tirantes y con apenas gratos recuerdos. Con su madre tiene una distancia que convierte en la relación en poco afectiva. Con su hermano es más fácil, ellos tienen algo especial. 

Faltan varias semanas para celebrar el gran acontecimiento y mientras todo se organiza, Helena empezará a redescubrir el encantó de su pueblo y a su vez abrirá su corazón al mundo. La base principal de Todos Los Veranos del Mundo es el amor en todo sus vértices,  es  la esencia de la novela. El amor entre hermanos, el de sus padres, con sus vecinos y sobre todo, el amor verdadero, de encontrar tu media naranja, aquella persona con la que se va a compartir tu vida para siempre. 

La lectura de Todos Los Veranos del Mundo es serena, agradable... como una melodía que suena y te transporta al lugar más armonioso del mundo. Es un libro que transmite  tranquilidad. Uno de los descubrimiento que encuentra Helena en el pueblo es el de una pequeña biblioteca. Que placer sería tener una igual cerca, saboreé esa taza de té que varias veces disfrutó Helena en ese lugar. 

La relación familiar se presentaba con tirantez. Helena siempre está a la defensiva, no deja que nadie descubra sus sentimientos, pero  pasado los días algo va cambiando en ella. Ese es el momento en que se descubrirá a la verdadera Helena y será cuando empieza la verdadera esencia de Todos Los Veranos del Mundo. El descubrimiento de unos puros sentimientos que hará sentir un sinfín de emociones, porqué eso es lo que tiene este libro, hacer estremeces al lector por los que sienten los personajes. 

Todos Los Veranos del Mundo no es un libro de muchas páginas, y es una pena. La lectura se me hizo demasiado corta. Me hubiese gustado que tuviese más. Eché en falta de al menos una escena romántica más explícita. Es que cuando encuentro una novela con una intensa historia de amor como la que vive Helena, me gusta saborear la muestra de erotismo.

Conclusión: Todos Los Veranos del Mundo es una novela romántica. Es tierna y llena de pasión.  Con unos personajes tan ricos en sentimientos que enamoran. Una lectura veloz que se hace corta.