sábado, 2 de septiembre de 2017

El legado de Ava. Elena Fuentes Moreno. Reseña.


Longitud de impresión: 217 
Uso simultáneo de dispositivos: Sin límite
Idioma: Español
ASIN: B073MVMXHT


NOVELA QUE PARTICIPA EN EL PREMIO LITERARIO 2017
Ava no es una mujer común, tampoco una buena persona, pero si le das la mano, te conducirá hacia el interior de una historia fascinante: su vida. Su existencia comenzó cuando sus padres dejaron atrás una humilde realidad, en busca de oportunidades y promesas de un futuro mejor. No podían imaginar que tras las fronteras de España, les esperaba una vida completamente diferente en escenarios con los que jamás osaron ni soñar y sobre los que se asentará un legado que perdura hasta nuestros días.

Tras los recuerdos de Ava no encontrarás justificación, ni tan siquiera expiación, pero quizá sí halles las respuestas que te permitirán comprender los impulsos ocultos por los que tomó las peores decisiones de su vida.

El legado de Ava:

AVA

1992, Marbella

Es normal que me odies, yo lo hago todos y cada uno de los días de mi existencia, pero debes comprender… cuando llegas al terrible momento, en el que la superficie de tu vida son las profundidades de la existencia que dejaste atrás, ya solo te queda intentar comprender cómo has llegado hasta aquí. 
Me esforzaré en explicarte mis decisiones, quizás para justificar ante mí misma lo que hice. Será un vacuo intento de exonerar mi culpa, soy consciente. Ingrid, solo te pido que leas esta carta con detenimiento, ya que será nuestro primer y último momento de intimidad...

El legado de Ava nos presenta a Consuelo y Francisco, un joven matrimonio que alertados por encontrar un futuro mejor abandona su pueblo, Utrera. Buscan fortuna en tierra extranjera. Consuelo es una mujer hermosa y con una gran energía.  Empiezan a trabajar para un importante y adinerado matrimonio con residencia en Francia. Son muy trabajadores y de forma rápida se hacen casi indispensable para los señores. El matrimonio se adaptan bien y tienen una hija: Ava.

La novela se centra en Ava. Nos narra en primera persona cómo fue su vida desde el momento en que nació . Como se vio envuelta en un mundo cargado de lujo y a su vez de sencillez. Cómo ve, siente e influye en su forma de ser hasta el punto que domina su destino. Ava tiene una visión y un deseo de un futuro que no llega, pero que anhela con todas sus fuerzas. Esa ansia le llevará a rebelarse continuamente a su madre, Consuelo. 

El legado de Ava está dividida en dos partes: La Primera nos contará ella misma su vida mientras la escribe; sus emociones, sus miedos, pero sobre todo sus ambiciones. Y la segunda parte conoceremos a una persona que es especial para Ava. Que supuso un obstáculo en su camino y tomó una decisión que creyó que fue la mejor para buscar algo distinto de lo que tenía. 


La historia que no da a conocer es casi todo en narración. Ava destapa como fue su vida. Está escrita de forma amena y es interesante, pero a mí me gustó una más que otra. La lectura me despertó momentos de un alto nivel de interés como otros en que decaía. La causa desde mi visión; es que al tratar de un escrito que está realizado Ava a ese ser especial para ella, hace un barrido tan rápido de su vida que no profundiza en los hechos que ocurren. Hubiese sido bonito descubrir primero la vida de Consuelo, su madre, que solo la muestra como un obstáculo más en sus ambiciones. Ava me dio mucha pena. 

En conclusión: El legado de Ava es una novela donde deja de lado los sentimientos y se centra en la ambición, y no solo de Ava. Es una novela romántica con una buena dosis de emociones que despierta en el lector sentimiento encontrados. Hará sentir rabia por todo lo que se descubre como una gran tristeza. Recomiendo leer El legado de Ava si se busca una historia con un toque diferente. No siempre es la vida de color de rosa. Una historia con una pincelada especial. El amor flora en la novela en distintas facetas. 



P.D: Si la escritora me facilita la receta del brazo gitano que tan gustosamente devoraba la señora de la casa, yo encantada de recibirla. La boca se me hizo agua.