lunes, 24 de julio de 2017

Miradas Perdidas. Marta Sebastián Pérez. Reseña.

***PARTICIPANTE EN EL CONCURSO LITERARIO 2017***


Autora: Marta Sebastián Pérez
Longitud de impresión: 320 
Idioma: Español
ASIN: B073MX62X8
Una mujer aterrorizada. 
Un romance entre cicatrices.
Un acosador entre las sombras. 

«Las mujeres no deben ser iluminadas ni educadas de forma alguna. De hecho, deberían ser segregadas, ya que son causa de insidiosas e involuntarias erecciones en los santos varones».

Cuando Aldara, una escritora de éxito encerrada en sí misma, empieza a recibir notas de ese día estilo, la policía no le da ninguna importancia. Sin embargo, ella sospecha que hay algo más.

La casualidad le lleva a Raúl, un detective harto de su trabajo y desengañado de la vida.

El destino lleva años jugando con ellos ¿Serán capaces de enfrentarse juntos a todas las heridas pasadas? Y, sobre todo, ¿conseguirán descubrir quién es el acosador de Aldara antes de que sea demasiado tarde?

Una carrera contrarreloj cuyo ritmo lo marca un espectador entre las sombras.

Miradas Perdidas nos introduce en la vida de Aldara, una escritora que tiene una reconocida fama pero que se encuentra en un momento escabroso. Está recibiendo comunicados amenazantes. Al principio no le da el valor que se merece hasta que sucede un hecho relevante que hace que sí sienta miedo. La policía no le hace mucho caso, lo que origina que acuda a una agencia de detective privado. Para su sorpresa quien se encarga de su caso es un antiguo conocido suyo, Raúl. 

¿Quién es ese hombre?

Raúl es un hombre sin solidez en sus sentimientos. Siempre tiene pareja, pero nunca cuaja. Pero a su vida reaparece Aldara que revoluciona su entrepierna. Él es toda seducción posible. Posee un gran gancho y es toda una tentación.

En Miradas Perdidas se combina el presente y el pasado alternándolos en los capítulos. Así nos permite conocer cómo se conocieron los personajes y a la vez la evolución de la trama. De esos dos periodos, me interesaba más el presente. Mi aliciente para la lectura era saber que ocurría, el porqué de esas notas que recibía cada vez más rotundas. Pero sobre todo me movía la curiosidad del punto fuerte; el insólito encuentro entre Aldara y Raúl. 

¡Menuda química!

Existen dos líneas que despiertan el interés: la trama de las amenazas y la historia romántica, llena de tensión sexual. Ambas son igual de intrigantes, pero una domina por completo la historia. En un principio gusta por ese apetito sexual que resurge, pero hace que se desplace la búsqueda del culpable a un lado y se centre en la vida pasada de los personajes en exceso. Cada vez que empezaba un capítulo que contaba el pasado me molestaba, no me interesaba, quería estar resolviendo el caso y ver a dónde llevaba esa incertidumbre carnal que hacía esconder unos sentimientos que quería sentí. Tenía la esperanza que esos años que nos narraban de la juventud de los protagonista estuviese escondido el culpable. Por ello  me centraba en ellos para hacer mis propias conjeturas. 

Miradas Perdidas es una historia romántica con buenos matices eróticos y adornado con una trama llena de suspense en momentos concretos.  Un conjunto ideal que convierte la lectura más que entretenida. 

Una de las cosas que sobresale de la novela son sus personajes. Están impecablemente retratados. Según progresa la novela se irá averiguando facetas de ellos que proporciona mayor intriga entre ellos.

La emoción que he sentido en la historia es la de una historia de amor con un mal comienzo. No está claro lo que domina más en esa imposible relación; si el amor o el sexo. Solo sé que la sensación que sentía era explosiva; llena de pasión y deseo. 

La trama comienza con fuerza y frescura. Marca con claridad dónde quiere que el lector dirija sus pensamientos para crear todas las posibles hipótesis para descubrir el acosador. El desenlace me produjo desconcierto y me asombró. No conseguí averiguar por mí misma quién era, y eso gusta. 

¡Sorpresa total!

La narración de Miradas Perdidas es fluida y sencilla. Permite que la lectura se haga rápida y a su vez mantenernos en vigilancia todo el rato para ir descubriendo las pistas y poder acechar al culpable. 

Leer Miradas Perdidas, ha sido una placentera lectura de una intensa historia de amor, que tiene un pasado tormentoso y que el reencuentro en el presente despierta unos sentimientos dormidos que siguen igual de fuerte o más. Todo ello rodeado de la brisa de una maquinación que domina a ratos la novela.

Conclusión: Recomiendo Miradas Perdidas si busca una historia romántica marcada por el suspense. Donde ambas forman el conjunto correcto y perfecto para mantener el interés íntegro del lector para leer con todos los sentidos, Miradas Perdidas