jueves, 13 de octubre de 2016

Mientras esperas. Laia Sinclair. Reseña.




Editor: DirtyBooks (13 de septiembre de 2016)
Vendido por: Amazon Media EU S.à r.l.
Idioma: Español
ASIN: B01LX6LNTJ
Longitud de impresión: 222

Laia Sinclair


¡Con prólogo de Angélica Bovarí!

«Cuando llegué al rancho Triple K en Cascade, Montana, lo hice huyendo de Nueva York, una ciudad en la que siempre he tenido la sensación de que me chupaban el alma. Quería prados verdes, aire puro, una comunidad pequeña, y un lugar en el que poder vivir con tranquilidad. Llegué con mi maleta bajo el brazo, un contrato como cocinera, y dispuesta a forjarme un futuro lleno de colores. Estaba harta de grises, de no ver el sol, y de mi apartamento lleno de humedad y de vecinos molestos. Pero, sobre todo, estaba cansada de las miradas de lástima que me dirigían los desconocidos cuando me veían caminar ayudada por un bastón.

Lo que no me esperaba encontrar, era a los hermanos Wescott; y menos aún, sentir que, poco a poco, me iba enamorando de Kaden, el mayor».

Clara Simmons y Kaden Wescott provienen de mundos muy distintos. 
Ella ha crecido en Nueva York, huérfana desde los doce años, y empleada doméstica desde que abandonó el sistema de protección de menores. Nunca ha dejado que su minusvalía la definiera, y hace todo lo posible por llenar su vida de color.

Él ha crecido junto a sus dos hermanos en Cascade, Montana, en el rancho propiedad de su padre, y desde muy joven ha trabajado duro para sacar adelante al Triple K. El peso de la responsabilidad y las circunstancias familiares han acabado por agriarle un poco el carácter.
Quizá sus mundos no son tan distintos. Quizá ambos se sienten solos, por distintas circunstancias. Y cuando sus vidas se cruzan y saltan las chispas, es inevitable que el amor aparezca.


Si te paras en leer la sinopsis de Mientras esperas, podrás descubrir la vida de los personajes principales antes de comenzar su historia, ya así es intensa, en especial la vida de Clara, que no ha sido nada fácil por su situación familiar como por su discapacidad, que ella lleva genial, pero si le influye en estar en alerta con la gente, ella no quiere compasión.

El nuevo trabajo de Clara le obligará a cambiar de residencia, su vida dará un gran cambio, pasará del bullicio de una ciudad, a respirar aire puro en el campo, y eso es precisamente lo que hace cuando pisar por primera vez esa tierra nueva para ella, respirar y embriagarse de todo. 

Nuestro protagonista masculino Kaden, es hermano mayor de dos buenos elementos, e hijo de un padre sumido en los recuerdos. Él lleva la carga de todo el trabajo, esa responsabilidad hace que se anule como hombre, pero Clara aparecerá y avivará esas cenizas.

Mientras esperas, es una novela de amor, de superación, de miedos a vivir y
sentir, pero a su vez es una novela reconciliación con el pasado, el presente y creer en un futuro. 

Encontraremos la convivencia de unos personajes, todos con sus inquietudes, sus miedos, que tras esa coexistencia surgirán explosiones de sentimientos, buenos y malos. Todos ellos deberán hacer batalla a sus desconfianzas, sus temores y en enfrentarse a asuntos de discordia, ya sean familiares como amorosos. 

Para mí leer Mientras esperas es como una lección de vida, siempre tenemos miedos a dar ese paso que nos puede llevar a la felicidad por la causa que sea; por el que dirán, por un complejo, por no hacer daño a la otra persona o por dejar pasar ese tren pensado que ya vendrá otro.  En una novela como muchos sentimientos, tocando muchos valores como la amistad, la familia, quererse a uno mismo...

Está escrito de forma atractiva para el lector, nos presenta una historia romántica que no tendrá un comienzo idílico, pero que con experiencia de los momentos que surgen, crece y echa raíces con fuerza. Me gustó mucho el ambiente de la casa, fresco, natural, armonioso. 

Conclusión: Mientras esperas es una hermosa historia de amor, que nos hará experimentar con su lectura mariposas en el estómago de los sentimientos que emanan de los personajes.  Lectura rápida.